La Artroscopia

rodilla¿Qué es la artroscopia?
La artroscopia es un procedimiento quirúrgico usado por los cirujanos ortopédicos para visualizar, diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones.

¿Por qué es necesaria la artroscopia?
   El diagnóstico de los daños en las articulaciones y sus enfermedades empieza con una revisión completa de la historia médica, reconocimientos físicos, y generalmente Rayos X. Reconocimientos adicionales también pueden ser necesarios, como un IRM (Imagen por Resonancia Magnética), o una TAC (tomografía axial computarizada). Gracias a la artroscopia, se puede llegar a un diagnóstico incluso  más exacto que con el uso de cirugía abierta o estudios con Rayos X.

Continúa en la pág. 18 de la revista Arrob@Médica, abril.
Sobre el autor

Dr. Pedro Enrique García Limón.
Médico Cirujano
Especialista en Ortopedia y Traumatología.
Sub-especialista en cirugía artroscópica.

Médico Cirujano por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Especialidad en ortopedia por la Universidad Nacional Autónoma de México.  Sede: hospitales de traumatología y ortopedia; UMAE Magdalena de las Salinas IMSS, México D.F.

Subespecialidad en cirugía artroscópica y de rodilla por  la universidad La Salle, México, D.F.. Facultad Mexicana de Medicina y la Fundación Clínica  Médica Sur. (Sede en el hospital  Médica Sur.)

Miembro del staff médico del Hospital Quirúrgica del Sur y del Centro Ortopédico Especializado.

Anuncios

Mitos y creencias comunes sobre el Cáncer

mujer¿Es contagioso en cáncer?  La respuesta es que no es una enfermedad contagiosa.

¿El cáncer solo afecta a personas con familiares con cáncer? La mayoría de los casos se presentan en personas donde no existen antecedentes de familiares con cáncer.

¿Si el cáncer se remueve por medio de una biopsia o una cirugía se pude extender? Los Médicos especializados en los servicios médicos de oncología cuentan con todos los conocimiento para evitar que esto suceda.

¿Todas las personas que padecen de cáncer reciben el mismo tratamiento? No; cada persona recibe un tratamiento personalizado que depende del área del cuerpo de donde éste se originó, si el tumor es pequeño o muy avanzado.

Continúa en la pág. 16 de la revista Arrob@Médica, abril

Sobre el Autor

Dr. Eliazzin Alejandro Brito Haro.
Especialista en Cirugía Oncológica.

2000 – 2003 Médico adscrito a Cirugía oncológica, Hospital Regional General I. Zaragoza, ISSSTE,
2001- 2003. Médico adscrito a Cirugía oncológica, Hospital de Ginecología y Obstetricia,
Centro Médico Nacional La Raza, México DF.
2003 – 2008. Médico Especialista en cirugía oncológica, Hospital General de Zona Nº 3, Cancún Q. Roo.
2009 –  2010 Médico Especialista en cirugía oncológica, Hospital Regional de Zona Nº 17, Cancún Q. Roo.

Actividad profesional empresarial.
Hospital Amerimed Consultorio 7, Cancún Quintana Roo.
Hospital San José Satélite México, DF.
Médico Cirujano especialista en Cirugía General y Sub-especialista en Cirugía Oncológica.

Cuidado con el corazón

En México y en el mundo, la principal causa de muerte en adultos son las enfermedades del corazón. Se estima que diariamente fallecen 2,400 personas por dichas enfermedades.

El riesgo cardiovascular es la probabilidad que tiene una persona de presentar una enfermedad que afecte al corazón y al cerebro. Las más comunes son: infarto agudo del miocardio, accidente vascular cerebral, aneurismas, entre otras.

Cuantos más factores tenga una persona, mayor será la probabilidad de presentar una enfermedad del corazón. Podemos dividir estos factores de riesgo en modificables y no modificables.

Continúa en la pág 10 de la revista Arrob@Médica , abril.

Sobre el autor

Dr. Miguel Ángel Echeverría Botes.
Cardiólogo.

El doctor Miguel Ángel Echeverría Botes es Médico Cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán.
Realizó la Especialidad en Medicina Interna en el Hospital “Ignacio García Téllez” del IMSS de la Ciudad de Mérida, Yucatán.
Subespecialista en Cardiología Clínica en el Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” del ISSSTE en la Ciudad de México, DF.

Radiación y sus consecuencias

radiación nuclear

¿Qué efectos en la salud podrá tener la catástrofe nuclear nipona?

La Agencia de Seguridad Nuclear dio el sexto nivel de gravedad según la escala internacional INES a la situación en la central nuclear japonesa Fukushima-1. A modo de comparación, el séptimo nivel, el más alto, lo recibió la catástrofe de Chernóbyl, Ucrania, en 1986, la más grave de la historia..

 La compañía operadora de Fukushima-1, TEPCO (Tokio Electric Power Co), da a conocer a través de su página web que según sus últimas cifras el nivel medido de la radiación en la planta accidentada es 1.000 milisievert (mSv) por hora. Sin embargo, acentúa que en las últimas horas el índice ha sufrido cambios muy drásticos: ha variado entre 1.000 y 11.000 mSv por hora. Expertos comentan que someterse a un nivel de radiación de 11.000 mSv por hora durante 10 minutos equivale a recibir la dosis anual permitida.

En cuanto a los pronósticos acerca de la contaminación de la propia zona y del resto del país, ecólogos comunican que por el momento no se puede predecir prácticamente nada. Subrayan que no es un caso en el que funcione la noción del nivel promedio de radiación y hace falta realizar mediciones muy precisas. En algunos lugares los niveles de radiación pueden ser altos; en otros, bajos, lo que en promedio dará un índice permitido, pero la situación real seguirá siendo muy peligrosa. Además, la situación cambia constantemente: los vientos desplazan nubes radiactivas, mientras que las precipitaciones hacen llegar las sustancias tóxicas al suelo.

Médicos comentan que tampoco es posible pronosticar cómo las sobredosis de radiación eyectada de la central afectarán a la salud: por el momento se desconoce la composición exacta de la nube radioactiva.

En caso de prevaler en ésta el yodo o cualquier otro tipo de isótopos de vida media corta, la situación no es tan grave. Este tipo de isótopos tienen un período corto de desintegración, no persisten ni en la atmósfera, ni en el agua, suelo o plantas. Los efectos negativos para la salud son remediados a través de la ingesta de yoduro de potasio que ‘bloquea’ la glándula tiroides e impide que absorba el veneno, lo que ya provocó una demanda muy alta de estas pastillas. Según informan los medios japoneses, en los centros que acogen a los evacuados de la zona del accidente nuclear las autoridades repartieron 200.000 cápsulas de yoduro de potasio como medida preventiva.

Sin embargo, en caso de tratarse de una fuga masiva de cesio todo será muy diferente. El cesio tiene una vida media larga. No se desintegra, sino que se acumula tanto en el suelo, en el agua y en las plantas, como en todos los tejidos del organismo humano (no sólo en la glándula tiroides) y sigue activo durante muchos años. La contaminación radiactiva causada por el cesio puede persistir en el medio ambiente durante siglos aunque se apliquen diversos métodos de limpieza, según advierten los ecólogos.

Médicos comentan que con el tiempo los residuos nucleares se descomponen y con el polvo se esparcen en el aire y llegan a plantas, ríos, lagos y aguas subterráneas, acarreando consecuencias sobre la salud durante décadas. De esta manera, un brote de todo tipo de enfermedades en la región afectada no estalla tan sólo inmediatamente después de un accidente nuclear. Es generalmente sabido, por ejemplo, que los casos de cáncer en las zonas contaminadas aumentan muy significativamente 25 años después de que suceda un desastre industrial. Ése es el tiempo que el suelo y, por consiguiente, los alimentos ‘necesitan’ para acumular elementos radioactivos ‘longevos’ en las dosis que después pueden volver a causar transformaciones cancerosas.

Las transformaciones pueden manifestarse también en las generaciones posteriores, en este caso se trataría ya de una mutación.

El nivel sobre-elevado de radiación provoca enfermedades de diversa gravedad. Puede tratarse de cataratas, hemorragias, cáncer o problemas cardiovasculares o inmunitarios. Depende del grado de exposición, la naturaleza de las radiaciones y los órganos alcanzados. Dosis idénticas de diferentes tipos de radiación tienen efectos distintos en el organismo humano. Además, diferentes tejidos reaccionan a la radiación de maneras distintas. Así, los más vulnerables desde este punto de vista son los ovarios y los testículos: se consideran 20 veces más sensibles al cáncer que la piel.

Otros factores importantes son la vía de absorción (oral o cutánea)y, desde luego, la susceptibilidad individual, es decir, la capacidad de reparar el ADN. Los grupos de riesgo elevado son, en primer lugar, bebés y embriones.

En cuanto a las dosis de radiación, los riesgos a corto plazo suelen considerarse los siguientes:

– Someterse a una radiación directa de un nivel de entre 250 y 1.000 milisievert (mSv) puede causar náuseas y daños en el bazo y ganglios linfáticos;

-Someterse a una radiación directa de entre 1.000 y 3.000 mSv provoca náuseas entre leves y agudas, pérdida de médula ósea bastante severa y de ganglios linfáticos. La recuperación en este caso es sólo probable;

– Someterse a una radiación directa de entre 3.000 y 6.000 mSv provoca náuseas severas, hemorragias, diarrea. En un 50% de los casos la pérdida de médula ósea resulta tan grave que causa la muerte en los dos meses siguientes;

– Someterse a una radiación directa de entre 6.000 y 10.000 mSv provoca los mismas síntomas, más daños graves a los pulmones y al aparato digestivo, lo que en un 50% de los casos desemboca en la muerte en los 20 días siguientes;

– Someterse a una radiación directa de más de 10.000 mSv provoca el colapso del sistema nervioso central y la muerte casi inmediata.

nipona

FUENTE: RT.com

Traumatología y Ortopedia

¿Cómo se trata una fractura de la columna?

 Cuando un paciente tiene un hueso roto, los objetivos del tratamiento incluyen fijar la fractura y devolver el hueso a su posición anatómica correcta. Algunos tipos de tratamientos son los usados en los años 70´s u 80´s, como son la colocación de barras de Luque el cual fue un buen sistema pero con el inconveniente de ser una cirugía extensa en tiempo y con alto riesgo quirúrgico y que, a pesar de tener buena evolución, requería el intervenir hasta tres vértebras por arriba y tras por debajo de la lesión. Posteriormente llegaron los tornillos transpediculares, los cuales son métodos usados actualmente con buena evolución y excelentes resultados pero continua siendo una cirugía de alto riesgo quirúrgico por el tiempo prolongado que requiere en y con el riesgo de lesión de partes como la médula o los nervios; además de su alto costo. Actualmente, la cifoplastia con balón es un procedimiento mínimamente invasivo que puede reparar vértebras fracturadas de la columna vertebral, así como reducir los síntomas dolorosos. El procedimiento se denomina cifoplastia con balón porque los balones ortopédicos se usan para elevar el hueso fracturado en un esfuerzo por devolverlo a la posición anatómica correcta.

Acerca del Autor

El Dr. Christian Armando Mantecón Domínguez, es  Médico Cirujano egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León.Especialista  en Traumatología y Ortopedia  con certificación del Consejo Nacional de Ortopedistas. Universidad Autónoma de Guadalajara. Sub- especialidad  en Cirugía de Columna realizada en Monterrey Nuevo León, México (ISSSTE Regional ) y  Buenos Aires, Argentina  (Hospital del Niño)

Medicina del Trabajo

Millones de diabéticos “mal diagnosticados”

Millones de personas en todo el mundo podrían estar en riesgo de muerte prematura debido a un mal diagnóstico de diabetes o porque no están recibiendo tratamientos efectivos para la enfermedad.

 Esta es la conclusión de una investigación llevada a cabo en siete países por el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IMHS) de la Universidad de Washington, Estados Unidos.

El estudio analizó el diagnóstico, tratamiento y control de diabetes y sus riesgos de enfermedades cardiovasculares en Colombia, Inglaterra, Irán, México, Escocia, Tailandia y Estados Unidos.

Los resultados, dicen los autores, muestran que “una proporción sustancial de individuos con diabetes no han sido diagnosticados ni tratados, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados”.

Déficit de control

Se calcula que más de 280 millones de personas en el mundo tienen diabetes, la mayoría en los países en desarrollo.

Según los investigadores, se cree que la diabetes podría estar causando unos 4 millones de muertes globalmente y se proyecta que esa cifra siga aumentando.

En México, revela el estudio, sólo un 1% de personas con diabetes están recibiendo tratamientos adecuados para la enfermedad y sus riesgos asociados.

Según los autores “los resultados mostraron que ni el ingreso y ni la educación están significativamente relacionados con el diagnóstico y tratamiento de diabetes, excepto en Tailandia”.

“Pero en Colombia, México y Estados Unidos, se encontró que el estatus de seguro (ya sea privado, asegurado por el sector informal, asegurado por el sector formal o por algún régimen especial, en el caso de Colombia) es un fuerte indicador de un diagnóstico y control efectivos de la enfermedad, especialmente en Estados Unidos”, agregan.

México sobresale por su alta prevalencia de Diabetes, ya que 24% de hombres y 21% de mujeres mayores de 35 años la padecen.

“Demasiadas personas con diabetes y sus factores de riesgo cardiovascular no están siendo diagnosticadas apropiadamente”  y  “Los que sí han sido diagnosticados no están recibiendo tratamientos efectivos”, dice el doctor Stephen Lim, experto en salud global del IMHE y uno de los autores del estudio.

FUENTE: BBC CIENCIA   

CONSEJOS PARA CUIDAR NUESTRA SALUD RENAL

» Vigilar la tensión arterial, el peso y someterse a analíticas bioquímicas rutinarias de forma periódica.

» Llevar una dieta sana, lo más cercana posible a la mediterránea, con una ingesta de líquidos adaptada a cada circunstancia personal (alrededor de litro y medio diario).

» No automedicarse y evitar medicamentos que puedan afectar al riñón de forma crónica.

» Es fundamental realizar una revisión exhaustiva a nivel renal si:

1. Se detecta algún tipo de anomalía en los análisis de sangre y de orina.

2. Se aprecia una función renal anormal que, a corto plazo (sobre todo a partir de los 50 años) o a más largo plazo (en personas jóvenes) aumenta el riesgo de padecer una nefropatía especialmente si coexisten otras enfermedades (hipertensión arterial, diabetes mellitus) o un estilo de vida claramente patológico (sobrepeso, hábitos tóxicos).

3. El organismo va a ser sometido a una situación extrema, bien derivada de enfermedades graves (procesos oncológicos o inflamatorios crónicos), intervenciones quirúrgicas complejas o el empleo de tratamientos que puedan afectar al riñón.