El Higado es el enfermo silencioso

La peor enfermedad del hígado es la condición de hígado graso, que puede derivar en cirrosis hepática no alcohólica y encefalopatía hepática.

Hepatitis, cirrosis e hígado graso son las tres principales enfermedades del hígado que, extrañamente, pocas veces se queja.

No obstante, no muchas personas conocen a ciencia cierta de qué se trata la enfermedad del hígado graso, la cual es tan terrible que puede generar cirrosis hepática no alcohólica.

No hay mucha ciencia respecto a esto. El hígado graso no es otra cosa que la acumulación de grasa sobre el tejido del órgano mismo, que se genera por el consumo excesivo de alimentos grasos y con carbohidratos.

El hígado no se queja

El Dr. Ángel Ricardo Flores Rendón, gastroenterólogo del ISSSTECALI en Mexicali, recomienda acudir de inmediato al médico cuando se tienen los siguientes síntomas: 

  • Molestias en la zona superior derecha del abdomen
  • Fatiga sin algún motivo
  • Dolor de cabeza
  • Escuchar zumbidos
  • Contar con más de cincuenta centímetros de abdomen
     

Además, existen enfermedades que pueden generar hígado graso en las personas: 

  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Insuficiencia enzimática
     

Como ya se ha mencionado, el hígado graso es una enfermedad que va “evolucionando” hasta derivar en cirrosis hepática que, de no ser atendida a tiempo, puede convertirse a su vez en encefalopatía hepática.

El gastroenterólogo y hepatólogo Juan Francisco Rivera Ramos, del Hospital Español en la ciudad de México comenta que “de los pacientes que sufren hígado graso, del 15 o 20% llega a padecer encefalopatía hepática mínima que sólo se detecta con pruebas muy específicas”.

 A su vez, conforme la encefalopatía va avanzando, el paciente comienza a manifestar síntomas peligrosos como perder la noción de tiempo y espacio, dormir durante el día y sufrir de insomnio. Si la encefalopatía es todavía más avanzada, los pacientes orinan en cualquier otro lado que no sea el baño ya que olvidan para qué sirve, se ponen pantalones en los brazos, olvidan como manejar aparatos, también pueden llegar a salir desnudos a la calle, hasta llegar al grado donde pueden caer en estado de coma o inconsciencia.

No obstante, el Dr. Ángel Ricardo Flores Rendón explica que “a pesar de contar con medicamentos que ayudan a contrarrestar los efectos de una encefalopatía, nunca está de más prevenir con una buena alimentación, tomar más de litro y medio de agua al día, hacer ejercicio, evitar el exceso en el consumo de alcohol, y algo que es de mucha importancia, no automedicarse.”